¿De que sirve ser un ser humano?

Detrás del aspecto reproductor de la humanidad en la cual parece ser un automatismo convertirse en un ser humano y no en una cabra o un cerdo, cual es nuestra verdadera función? Se trata de comer, irse de fiesta, tener sexo o filosofar?

Casi toda la población humana no sabe por qué ha nacido y tampoco entiende porque tiene que aguantar tantas penas y sufrimiento. Parece ser que el Dios bondadoso no sea finalmente tan bueno. Sin embargo, no es así…

Siguiendo mis anteriores artículos sobre la difference entre l’âme et l’Esprit*, está bien el tener consciencia de la verdadera razón de nuestro periplo en la Tierra. Podemos comprender las encarnaciones, podemos comprender que estamos en un ciclo experimental para saber y ser.

Todo eso lo podemos entender, también aceptar todas las miserias, todos los sufrimientos, todas las matanzas, todas las enfermedades, todas las epidemias, todas las muertes inconcebibles pero sin llegar a comprender este proceso de evolución.

Detrás de todo esto, se esconde algo aun mas profundo, mas vital y mas fundamental. Es incluso la esencia misma de nuestra existencia verdadera. Es la culminación de lo que un ser humano puede llegar a hacer.

¿Qué puede ser entonces? Tener unas relaciones humanas perfectas, convertirse en maestro, ser un ejemplo como algunos profetas? No, nada de ello ya que esos ejemplos conllevan unos objetivos casi inalcanzables para la mayoría de nosotros.

Esa es la razón por la cual un gran mayoría abandona el camino del despertar porque ese proceso de mejoría continua requiere para algunos demasiados esfuerzos o demasiados sacrificios. Sin embargo sacrificio viene de sagrado

Entonces, que puede hacer el común de los mortales para cumplir con su misión divina de manera correcta sin tener que pasar por el camino de los “Santos”? La respuesta es la Trinidad.

¿Qué es la Trinidad? Será la que se nos enseña en la iglesia con esa historia del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo? En cierto modo si es algo parecido pero sigue demasiado religiosa para ser universal y comprendida por aquellos que no conocen la Biblia.

Hemos visto que el Espíritu creó la materia para experimentar lo que es. No obstante, para crear la materia, tuvo que crear la dualidad. Esto significa que cuando estás en un mundo de materia, estás por fuerza sometido a la dureza de una polaridad en comparación con la otra.

En un mundo dual, todo parece binario. Si no es blanco entonces es negro. Si es de día no es de noche, etc… Si soy un hombre (biologicamente hablando), no soy una mujer. Si soy un bebé no soy un adulto…

Y así durante todo el día, en cada respiración y cada pensamiento, estamos constantemente juzgando, evaluando, comparando para separar el grano de la paja. Sin esta actividad, nos moriríamos muy rápido, sin embargo este cuestionamiento recurrente nos hace envejecer mas rápido de lo que deberíamos.

¿Entonces donde se encuentra la solución? Se encuentra en el elemento suplementario a la dualidad. Es decir en nuestra capacidad en tomar distancia y estar mas allá de la dualidad, estar fuera de la dualidad, estar al lado de la dualidad y no estar ya en la dualidad.

Esta capacidad de ser el observador entretenido que unifica las dualidades que nos asaltan permite alcanzar ese estado conocido como consciencia de unidad. Esta es la manifestación de nuestra propia esencia divina. Ser Uno dentro de lo que nos podría parecer el caos.

El caos es tan solo la suma de dualidad jugando en varios niveles que no podemos entender cuando no conocemos las reglas. Nos parece desordenado pero en realidad esta también ordenado aunque no del todo ya que todo cambia.

La Creación tal como la vemos es tan solo una mezcla de cosas que interactúan según unas escalas de tiempo diferentes. Llegar a entender esto esta bien pero querer conocer todos los detalles es casi imposible para la mente.

¿Entonces, qué es la esencia misma de la existencia del ser humano? Pues, simplemente es saber montar en bici… esta respuesta puede parecer extraña pero es totalmente cierta!

Que significa montar en bici sino compensar unos desequilibrios por otros desequilibrios para finalmente conseguir un equilibrio que nos será útil.

En otras palabras, el ser humano está aquí en la Tierra para experimentar su capacidad en quedarse en equilibrio en un mundo que está en desequilibrio perpetuo.

En un mundo de dualidad, es capaz de aprender la Unidad. Al descubrir la Unidad, vuelve a descubrir su capacidad divina primitiva: ser el creador de todas las cosas y cuya eternidad es su cotidiano.

Cuando un individuo llega a alcanzar esa capacidad de distancia estando a la vez adentro, entonces sabe, comprende, siente que es mas que su cuerpo, mas que su vida, mas que una encarnación, mas que un ciclo de encarnaciones. Sabe que ES aquel que siempre fue, es y será.

Partiendo de este punto no solo de vista sino también de ser, nunca mas se sentirá herido por la vida como antes. Tendrá la sabiduría de soportar lo que no puede evitar, amar todo lo que podrá amar y perdonar hasta lo imperdonable a ojos de los humanos.

En todas las Creaciones de todos los mundos, de todos los universos, de todas las dimensiones, el ser humano es contemplado con indulgencia y mucho respeto porque, a diferencia de todas las creaciones, es el único que vive en varios planos de existencia a la vez.

En otros artículos, ya he hablado de los 7 plans d’harmonisation* y es de eso que estoy hablando. Esos 7 planos en realidad son 7 planos de consciencias diferentes y los tenemos que vivir al mismo tiempo.

No importa lo que vives y lo que te sucede porque tu verdadera misión esta basada en como vas a reaccionar a ello. Sintonizarse interiormente y mantener un equilibrio interno inquebrantable incluso cuando estamos en aguas turbulentas es el verdadero desafío. Nada mas que esto!

Quedarse siempre centrado para no perder el equilibrio. Sin importar el terreno, el desnivel, las condiciones climáticas y emocionales, nuestra “bicicleta” interna tiene que seguir andando (con alegría y buen humor de ser posible!)

O sea que no importa la cantidad de caídas, la cantidad de veces que nos hemos dado un porrazo, la cantidad de heridas en la cabeza, en las rodillas, en las manos, en los codos, en nuestro ego o en nuestro corazón, lo importante es seguir sonriendo pase lo que pase!

Fijate en lo feliz que es un niño cuando es capaz de montar en bici por primera vez sin las ruedecillas. Está radiante! Radiante **(radieux viene de ra=luz y dieu o sea la luz de Dios)

Entonces tal un regalo de Navidad, acuérdate de que la vida es ir en bici por la dualidad. Por lo tanto, toma distancia de forma regular para relativizar lo que te sucede en el momento, sobretodo cuando no es algo bueno.

El objetivo es mantenerse en equilibrio suceda lo que suceda. Entonces descubrirás lo que significa la palabra armonía. Esta palabra expresa la idea de que cualquier vibración puede encontrarse en el sitio correcto para poder crear una obra maestra que alcanzara nuestro corazón y nuestra divinidad.

Entonces, cuando un ser humano se armoniza, esto quiere decir que posee suficientemente flexibilidad, amor y sabiduría, para que los 7 planos que le habitan puedan coexistir sin crear daños colaterales a pesar de estar constantemente sometido a un mundo de dualidad y por lo tanto de cambios permanentes.

Entonces, que la armonía te acompañe porque en definitiva esa es el objetivo mismo de tu vida aquí, ahora en la tierra y para todas las eternidades venideras.

Laurent DUREAU

Articulo publicado inicialmente en el blog Booster Votre Influence el 24 de diciembre del 2008 y actualizado en el blog 345D el 6 de junio de 2012.

*Articulo solo disponible en francés de momento

** del francés Ra-dieux / Ra: luz, dieux:Dios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*