¡Las 3 Leyes que gobiernan el Universo entero!

¡Otras sandeces detrás de una titulo engañoso para atraer a las moscas! Eso es lo que puedes llegar a pensar, pero una vez que llegarás al final del articulo, pensarás “¡no pensaba que fuera esto tan sencillo!”

Claro que sí, ya que para controlarte mejor, miles y miles de egos desmesurados se turnaron durante siglos para hacerte dar vueltas inútiles usando la técnica de marear la perdiz. La expresión en si-misma es conocida pero rara vez comprendida.

Lo primero que nos viene a la cabeza es que el otro nos inunda con montones de cosas para que perdamos el hilo conductor de la discusión. Esta técnica se suele usar cuando perdemos el control de la conversación, es decir cuando sentimos que más nos vale cambiar de tema antes de que el otro descubra nuestros limites, o nuestra incompetencia en dar una respuesta correcta y viable.

Se trata entonces de una técnica muy común, y por lo tanto conocida por todo el mundo, salvo que si nos fijamos en los términos empleados analizándolos en sentido irónico y con otra perspectiva, esta técnica nos dice sencillamente: “¡te voy a asfixiar con tu propio oxigeno!”

Frente al absolutismo de los religiosos quienes proferían “los caminos del Señor son inescrutables”, hubo algunos notorios rebeldes para intentar oponerse al lavado de cerebro que convertía a la gente en “oveja”, y por lo tanto obediente. Desde luego esa fue la razón por la cual se aparentaba el conocimiento con el poder.! Quien sabia dominaba!

Hoy en día, casi podríamos afirmar que cuanto menos sabemos, más posibilidades tenemos de salir adelante. Son nuestras diferencias las que hacen que destaquemos, y ser el anónimo de turno en medio del batallón de soldaditos cortados con el mismo patrón es cada vez más sospechoso…

¿Entonces, cuales son estas 3 leyes que gobiernan el mundo? Voy a contarte una pequeña historia de la cual tengo el secreto…

El Señor, en su máxima sabiduría y conocimiento, un día se dijo a si-mismo: “Si soy el todo poderoso que lo sabe todo, que lo es todo, entonces ¿porque me aburro tanto? De que me sirven la eternidad, la fuerza y el poder si me paso el tiempo sin hacer nada?”

¿Pero qué debo de hacer para conocerme sin tener que crear lo que no existe? ¿De que manera puedo estar en alguna parte ya que estoy por todas partes? La idea (y supongo que se lo pensó durante unas eternidades) fue poder ubicarse dentro de lo inubicable. ¿cómo? Aplicando la primera ley:

La ley de gravitación

Consistió en crear, partiendo de un punto, una fuerza suficiente que compensaría la no-fuerza alrededor. Acuérdate que todo tiene que estar en equilibro, y así fue cuando nació la primera noción de dualidad.

Eso estaba genial, pero como siempre, la parte operativa demostró unas insuficiencias conceptuales. ¿efectivamente, de que manera se podía diferenciar una fuerza de una fuerza complementaria y opuesta? ¡Tenia que haber obligatoriamente una frontera en alguna parte! ¡Tenia que haber algún espacio identificable para distinguir él que no lo era!

Así es como el concepto de lo interior despertó el concepto de lo exterior. La primera dualidad identificable había nacido, pero pronto apareció otro problema: ¿Cómo puede separarse lo que no existe? Ya que todo ello era conceptual, teoría, virtual, entonces fue obvio tener que pasar a la etapa 2: crear lo que no es virtual, es decir crear la materia.

¿Pero cómo crear la materia si soy energía pura? Fue cuando llegó esta solución: ¡Separemos mi energía en dos polaridades iguales y opuestas tal como lo hice para el vacío y el no-vacío! ¿brillante no? ¡Sí, pero no suficiente aun!¿Dónde voy a crear esta materia ya que el espacio no existe? Tengo que asociarla a un campo de energía polarizado. Entonces, voy a empezar desde el punto central en el cual voy a poder concentrar mi energía, será necesario que a cierta distancia se encontré una cantidad de energía equivalente pero inversamente polarizada a la del centro.

Fue cuando nació la noción de espesor, de dentro y de fuera.

Resumiendo, imaginate el átomo de hidrógeno. Un núcleo simple en el centro (polarizado en positivo) ahora dentro de una órbita esférica su contrapartida energética (polarizada en negativo) que se llamaría electrón.¡El primer átomo había nacido!

Pero esto era aun muy insuficiente y para no agobiarte con detalles técnicos e históricos, resultó que para evitar un caos enorme, fue “convenido” poner en marcha la noción de tiempo con el fin de comprender que una reacción llevaba a otra.

Entonces en los universos materiales, la noción de tiempo está presente, mientras que fuera de esas esferas de materia, el tiempo no existe (¡ya que no hay materia! Por lo tanto la ley de gravitación es la primera ley que dice: cada partícula de materia (o átomo) estará más o menos cercana al centro de gravitación, acorde con su densidad, es decir el peso electrónico (tabla de Mendeleïev) y por lo tanto incidentalmente del volumen de espacio que ocupa.

Un átomo es pesado cuando tiene muchos electrones (y sus contrapartidas en el núcleo). Aquí se explica por qué los metales son pesados ​​mientras que los gases son bastante livianos.

Para evitar toneladas de comentarios de lectores indignados por mis conocimientos en Física, sólo les recordaré que soy un físico que trata de explicar las cosas de manera sencilla y que ¡los atajos son más que castradores! (por lo tanto eliminaré todos los comentarios científicos – gracias por su comprensión).

La segunda ley es la de la atracción

Se deriva del principio de dualidad establecido anteriormente. Sólo aquellos átomos que tienen algo que compartir y perteneciendo a la misma “familia” se sentirán atraídos el uno por el otro. Entonces a este nivel no intentaremos casar a la carpa(pez en el elemento agua) con el conejo (animal terrestre que evoluciona en el elemento aire).

La tercera ley es la de la resonancia

Esto significa que el movimiento de energía de uno acelerará el movimiento de la energía del otro dándole energía adicional sin que el otro pierda energía. Es, por lo tanto, el tipo de fórmula 1 + 1 = 3 pero siendo capaz de ir hasta el infinito, es decir materialmente hablando hasta la autodestrucción del sistema mismo. Este fenómeno es conocido popularmente como explosión).

Bueno, pero mirando todo esto, ¿cómo me ayuda esto en la vida cotidiana? Bueno, así es básicamente cómo esta trinidad de leyes (conocida como la justicia de Dios) hace su trabajo para resolver los problemas principales del caos generalizado.

Pequeño paréntesis, si crees que un dios te está mirando, toma nota de todo lo que haces o piensas, te puedo afirmar que tiene otros asuntos que atender y que virtualmente es totalmente inmanejable. Es por eso que estas 3 leyes se llaman la justicia de Dios. ¡Son simplemente estas leyes las que gobiernan desde lo infinitamente pequeño hasta lo infinitamente grande!

Si violáis a estas 3 leyes mezclandolas sin respetar la jerarquía, simplemente seréis aplastado. No podemos ser más fuertes que el universo mismo. Esto nos recuerda una cita de alguien muy famoso que dijo: “Quien no está conmigo está en mi contra”.

Era sólo para decir, entre otras cosas, que a la creación no le gustan los tibios y los no-determinados. Tienes que hacer una elección porque, al no hacerlo, no puedes seguir existiendo. El universo es dual como el 0 y el 1, el sí o el no. ¡Si no decides, la mecánica decidirá por ti!

Volviendo a lo cotidiano, por las leyes de la gravitación estarás en el plano correspondiente a tu densidad. En este plano, te atraerán o no las entidades compatibles con tu densidad. Una vez atraído, la ley de resonancia podrá entrar en acción con un número aún menos elevado que antes. Veámoslo por ejemplo desde el nivel profesional.

Si tu área profesional es la electricidad, buscarás trabajo en este sector. Conocerás a personas que hablan el mismo lenguaje que tú y, sin embargo, sólo habrá una minoría hacia la que te sentirás atraído. Finalmente, con algunos de ellos, quizás tendrás la oportunidad de entrar en resonancia y sentir afinidades reales (en resumen, hacerte amiguitos/amiguitas de primera).

Ahora bien, si intentas atraer a alguien a quien le guste la literatura, no te sentirás en tu sitio y no habrá que esperar sentir atracción y menos aun resonancia.

En general, el ser humano es un poco más complicado que un átomo en su concepción, existen muchas posibilidades que no puedo abordar aquí. Pero los síntomas son claros:

Si no te encuentras en el lugar correcto y con las personas adecuadas, lo pagarás enseguida: primero en términos de energía (salud), en términos emocionales (frustración, enojo, amargura, etc.,,), en términos profesionales (financieros), en términos intelectuales y en términos filosóficos.

De hecho La armonía de una persona no es nada más que la armonía entre estos 5 planos primordiales, no sólo entre ellos, sino también de acuerdo con el exterior. Por lo tanto, es cuestión de sentir, primero en cada plano, si uno está en la “densidad” correcta para hacer los encuentros correctos y conseguir algunas resonancias “placenteras” (que traen alegría).

Y segundo,ver si cada plan es vibratoriamente compatible con tu estructura genética. Porque cada vez que intentes estar a una frecuencia que no esté planificada para ti, inevitablemente se producirá una pérdida de energía y, por lo tanto, la autodestrucción será más rápida.

Estar en paz significa simplemente estar atento a cada uno de tus planos y hacer que coincidan con lo que se ha planificado para tu vehículo. No damos un 4 × 4 o una Renault 4 a alguien que quiere experimentar la Fórmula 1.

Entonces tendrás que escuchar a tu cuerpo (sensaciones, instintos), a tu corazón (emociones, impulsos) y tus intuiciones para que tu mente pueda sintonizar esas diferentes peticiones.

por lo tanto, deja de creer que es tu mente la que decide de todo y la que es la gran jefa que da los ordenes. No, ella es sólo la que graba, recuerda y coordina para servir a un cuerpo, a un alma y a un espíritu en un entorno que cambia constantemente.

Tu mente es tu peor enemigo. Los que están afuera son amigos que sólo quieren tu bienestar, pero si pensamos lo contrario, llamamos a nosotros los que piensan lo mismo (ley 1, ley 2 y luego desafortunadamente la 3 cuando te lo crees muy fuerte).

Atraes a tí lo que más temes, y ahora que conoces las 3 leyes, no tendrás la excusa de “No sabía”. Si no quieres recibir mas bofetadas, aligerate para cambiar de densidad. ¡En avión, la espada del gladiador no puede alcanzarte!

Y bueno, si eres un pez de agua dulce como el alburno o el rutilo, no te sentirás atraído por un lucio o una lucioperca(ley nº2-atracción). Y si eres uno entre otros en la nube de peces, acabarás encontrando una resonancia con algún otro para intercambiar lo que es importante para ti (ley n° 3).

Pero si tú como alburno, intentas copular con el lucio o la lucioperca, vas a darte cuenta de lo difícil que es, y si además te quieres ligar al conejo o al pájaro refrescándose en tu estanque, ¡es evidente que te vas a enfrentar a unos graves problemas existenciales!

¿Entonces estás listo para regular ciertas situaciones que te vienen a la mente?

Laurent DUREAU

Articulo publicado inicialmente en el blog “Booster votre Influence” el 13 de febrero del 2006 y actualizado en el blog 345D el 12 de mayo del 2012.

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*